Se mantiene el paro de árbitros pese a la salida de Javier Castrilli

Fuente Publimentro

El Sindicato de Árbitros mantendrá el paro hasta conseguir la reincorporación de los jueces desvinculados esta semana.

Este miércoles el Sindicato de Árbitros confirmó que seguirán en paro, a pesar de que la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) despidió al jefe de la Comisión de Árbitros, Javier Castrilli, principal petición del gremio.

El paro había sido votado este martes y no se bajará pese a la decisión que tomó la ANFP tras la publicación de audios del juez Francisco Gilabert en los que reconoció presiones para cobrar un penal en un partido entre Huachipato y Copiapó.

El paro amenaza con la suspensión de las fechas de la Primera División, la Primera B y la Segunda División Profesional mientras no se reincorporen a la asociación los once árbitros que fueron sacados por Castrilli en pasado lunes.

Castrilli, que ya había sido criticado por los árbitros, recibió el respaldo del presidente de la ANFP, Pablo Milad, cuando ya habían sido despedidos trece árbitros del fútbol chileno.

Sin embargo, cabe destacar que la salida de Castrilli se produce tras la liberación de los audios de Francisco Gilabert, que aseguró haber sido presionado para cobrar un penal en favor de Huachipato, en un partido de la liguilla en el que ganaron 1-0 contra Copiapó, justamente por el polémico penal.

———————

Vocero de los árbitros sin filtro: “Castrilli quería mostrar mano firme, pero no tiene nada de liderazgo”

Felipe Jara califica de “nefasta” la gestión del “Sheriff”. Lo acusa de mentiroso, de no estar capacitado para conducir y de no conocer a los jueces.

Publimetro.

Anoche se votó la huelga del Sindicato de Árbitros, luego del despido de 11 de sus integrantes por parte del jefe del referato nacional, el argentino Javier Castrilli. Felipe Jara, uno de los jueces cesados, ha ejercido como vocero del organismo gremial durante las últimas horas. En esa condición, responde las interrogantes de Publimetro, apuntando directamente al “Sheriff”. “Lo único que ha hecho es establecer la política del miedo. Lo que hizo con las últimas desvinculaciones fue echarle más bencina al fuego. Nos da más fuerza para seguir luchando por las convicciones que tenemos”, advierte el pito criollo.

Han deslizado que hay corrupción, ¿a qué se refieren?

—A la poca transparencia al Sindicato, a la plata que se mueve, que son por lo menos 150 millones de pesos anuales, correspondientes al auspicio de MTS por 100 y el resto es de los socios. Debería existir un estado mensual y un balance anual, nos cansamos de solicitarlo. Finalmente, lo que se demuestra hoy es la poca congruencia del señor Castrilli. Esto es netamente una venganza hacia la gente que está solicitando probidad y buenas prácticas. Y que diga que nuestro movimiento no es legítimo… Puede decir lo que quiera, porque ha mentido siempre.

¿Qué responsabilidad le cabe a Pablo Milad? Si él trae a una persona como Castrilli, sabe con lo que se va a encontrar…

—Como presidente, está en conocimiento de todo. Y si no quiere tomar decisiones, es porque seguramente hay algo detrás que está por sobre él. Asumo que quiere actuar bien, pero no es lo que está mostrando.

Se asumía que se venía una “limpieza” al llegar Castrilli…

—Era una “limpieza” esperable, pero su primer golpe, que se fueran César Deischler, Eduardo Gamboa y Christian Rojas, fue un tema netamente mediático, porque ellos estaban terminando, tenían 45 años. Quería mostrar una mano firme, pero puedo decir que no tiene nada de liderazgo. No es capaz de conducir un grupo, no conoce a la gente que tiene, por algo nunca dirigió nada en Argentina desde fuera de la cancha, haciéndose cargo de un comité de árbitros. Entonces, lo que ha hecho en Chile, hasta el momento, ha sido nefasto. Cuando han venido instructores internacionales a hacer cursos RAP (Refereeing Assistance Program), demuestran que Castrilli está muy lejos de la preparación técnica que quieren Fifa y Conmebol. El único trabajo técnico que se hizo en el año da vergüenza.

Cuando llegó Castrilli, venía de un período en el que tuiteaba a favor de la selección chilena. ¿La Anfp se dejó guiar por eso? ¿No hubo un estudio para que llegara a capacitar?

—Eso y otras presiones. Lo dije en su momento, respecto de cómo se vería todo esto con este nuevo jefe. Nunca antes se había visto a un argentino a cargo de un colegio de árbitros chileno, me parecía que no correspondía, y creo no haberme equivocado, porque derechamente está muy lejos de lo que otras comisiones nos han entregado. Si tengo que rescatar algo positivo de este señor, te aseguro que no hay nada.

Tocas el punto de la nacionalidad. ¿Por qué no podría haber un argentino dirigiendo a los árbitros chilenos?

—Esto no tiene nada que ver con la nacionalidad o con ser xenófobo. Esto es netamente de capacidad. El comentario es porque nunca antes pasó. Ahora ocurrió, hubo respeto al recibirlo, al verlo, pero nunca tuvo la capacidad de liderar, de conocer a sus árbitros. Le pones al frente a 20 árbitros de Primera División y, con suerte, reconoce a 10.

¿Hacen un mea culpa por esta relación tirante desde el inicio?

—La predisposición siempre está, pero cuando vas notando que el trabajo técnico no se apega a lo que la Fifa exige, cuando se hace una pretemporada tan deplorable como la que se hizo, donde no fueron capaces de brindar almuerzos y coffee breaks, te muestra en una pequeñez todo lo mal hecho. Árbitros que no llegaron a partidos programados habla de que estamos en una improvisación tras otra. Esto ha sido un cúmulo de cosas que reventó.

¿Tienen miedo de que los reemplacen por árbitros extranjeros?

—Eso no va a suceder, la Conmebol no mandará extranjeros. Nosotros nos comunicamos con la Asociación Uruguaya de Fútbol, que nos dio su apoyo, los argentinos tampoco van a querer mandarle árbitros a Castrilli. Eso ya está más que conversado…

¿Está mal que el jefe de los árbitros los critique públicamente?

—Los periodistas nos pueden criticar, la gente. No hay problema. Uno está abierto a la crítica, porque nos podemos equivocar, como todos. Pero te puedo asegurar que un árbitro siempre va a querer hacer las cosas bien.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.