Revista Tejer entrevista al frente estudiantil del MAP: Por una educación sin contaminación y sin represión. La realidad que viven estudiantes de Quintero

Codigorojovalparaiso. 04 abril 2022.

Por una educación sin contaminación y sin represión. La realidad que viven estudiantes de Quintero

Fuente Revistatejer.cl

Hoy en día sabemos que la lucha por el derecho a un medioambiente libre de contaminación, se suma a todo el listado de las reivindicaciones contra el capitalismo patriarcal y extractivista. En Chile crecieron las zonas de sacrificios y las autoridades junto al empresariado, en vez de tomar soluciones que permitan a las personas acceder a este derecho, simplemente han forjado el camino para que las y los habitantes de estas zonas puedan convivir con la contaminación y desechos tóxicos que emanan de las empresas industriales.

Se le suma a lo anterior, el intento de silenciar las luchas medioambientales, criminalizando y asesinando a sus voceros, un ejemplo de ello fue Alejandro Castro, “El Mecha”, del sindicato C-24 de pescadores de Quintero, cuyo cuerpo fue encontrado colgado a la orilla de la línea férrea en Valparaíso, en el 2018, año en que la zona de Quinteros vivió una intoxicación masiva producida por los gases tóxicos de la zona, y que produjo la movilización de las y los habitantes para exigir soluciones concretas. Ejemplos así tenemos por montones.

Hoy pudimos conversar con Matías, Encargado del Frente Estudiantil del Movimiento Acción Popular de Quinteros, quienes luchan por una educación sin contaminación, “porque nosotros salimos de nuestras casas a estudiar, sentimos el olor a gas”,  nos dice Matías; y educación sin represión ya que “lo único que hemos conseguido como estudiantes, a parte de la contaminación que tenemos todos los días, es represión por parte del Estado, ninguna respuesta clara”, sus dos demandas principales se sintetizan en “estudiar sin represión y estudiar con derecho a tener aire libre sin contaminación, que los compañeros puedan recrearse en el recreo, puedan jugar a la pelota y no tengan que esconderse en una sala por una falla de una empresa”, sostiene.

El viernes 1 de abril las y los estudiantes del Liceo Politécnico de Quinteros comenzaron a sentir olor a gas, coincidiendo con información de que se estaba en el peak de contaminación “producto a una falla de Codelco -si no me equivoco-”, la cual circulaba en redes sociales, nos dice Matías. Ante esta situación se dirigen a la dirección del Liceo para que “dieran información de lo que estaba pasando, porque no todos los estudiantes sabían lo que estaba pasando y sólo sentían el olor a gas y dolor de cabeza” afirma, la respuesta de la dirección fue que prácticamente esperarían a que hubiesen estudiantes intoxicados en el hospital para llamar a las autoridades.

Así comienza a correr la voz dentro del Liceo, para informar lo que estaba pasando, y haciendo el llamado a la necesidad de organizarse, y solicitaron que llamaran a sus apoderados para que los retirasen del establecimiento o que los dejaran salir, la nula respuesta de Dirección, llevó a las y los estudiantes a ejercer una fuga pacífica, donde Matías recalca que “el liceo no fue destruído, ni dañado ningún vidrio, lo único que se daño fue el candado del portón que cierra el Liceo”.

Luego de eso, se emprendió una marcha hacia la Municipalidad y dos liceos. En la Municipalidad se solicitó una reunión con el Alcalde, que “después de media hora el encargado de los pacos nos dice que el Alcalde no iba a llegar y nos dijeron que sólo podíamos entrar tres personas, pero nos negamos porque considerábamos que debíamos ser más, mientras que los pacos nos presionaba (…) Luego nos iban a dejar 10 personas con un encargado municipal y no con el Alcalde, los demás estudiantes nos quedamos fuera, no hicimos destrozos ni cortamos la calle, pues siempre nos encontramos en la vereda”.

Matías continúa relatando que ”cuando las y los compañeros van saliendo de la reunión con escolta de pacos municipales y normales, nos juntamos en la esquina para dar un discurso final y cada uno se iba a ir para la casa, solicitando de que nadie se fuera solo por seguridad, y ahí los pacos nos empezaron a perseguir. La manifestación había terminado, se había llegado a un acuerdo y los pacos querían agarrar a un compañero que logró zafarse, pero agarraron a otro compañero e intentamos ayudarlo, fue ahí cuando un paco me tiró contra un basurero de metal y nos empezaron a agredir, fue una represión brutal, porque éramos unos 15 estudiantes. Nos tuvieron 4 horas en el calabozo sin darle información a nadie, fuimos 5 detenidos”. Según recalca,hay que tener presente que ellos en ningún momento realizaron destrozos, ya que en redes sociales se intenta dejarles como vándalos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.